La abeja sin aguijón, en riesgo de extinción



El uso doméstico de las abejas sin aguijón o Meliponicultura, en Mesoamérica tiene raíces milenarias que datan de la época maya, (Pérez, Emilio y Vázquez, 2006). El cultivo de abejas sin aguijón, es una actividad de gran importancia en los pueblos mesoamericanos desde antes de la llegada de los españoles.

 

Hoy en día está en peligro de desaparecer por dos causas principales: la pérdida de su hábitat debido a la creciente deforestación y por desconocimiento de su manejo para un aprovechamiento de los productos de la colmena.

 


La meliponicultura en la Península de Yucatán ha disminuido por diversos factores, entre los que podemos destacar: la destrucción de grandes áreas de selva baja y mediana para el establecimiento de cultivos agrícolas y  ganadería, destruyendo así el hábitat natural de las abejas sin aguijón, de igual forma la introducción de abejas europeas la cual compiten por alimento con los meliponinos, el abandono del campo por la gente que emigra a las ciudades turísticos en busca de un mejor trabajo y la falta de conocimiento sobre el manejo de las abejas nativas.

 

El rescate de la meliponicultura es muy importante ya que estas abejas poseen características únicas como polinizadores. Además que son muy selectivas y visitan plantas que las abejas europeas no prefieren, las especies del genero Melipona son importantes para conservación de ciertos árboles y plantas indígenas que solamente así pueden ser polinizadas y  propagadas, de esta manera si se extinguen las abejas nativas se extinguirían con ellos diversas plantas nativas ( Maldonado, 2009).

 


 

Pensando en contribuir al rescate del uso y manejo de abejas nativas en Chunhuhub se encuentra instalado un meliponario que alberga 9 especies de meliponinos (ver cuadro 1),  con los cuales se trabaja realizando experimentos para conocer más sobre su biología y reproducción. También se trabaja en la difusión de la meliponicultura ya que es una de las formas para contribuir al rescate de estas abejas, se cuenta con un fan page www.fecebook.com/meliponitrigonicultura que actualmente se cuenta con 730 seguidores tanto nacionales como extranjeros donde se publican fotos, videos, información  relacionada con la cultura del cultivo de abejas nativas y a diario sigue en ascenso el número de seguidores.

Cuadro  1. Especies de meliponinos que se encuentran en el meliponario “Meliponitrigonicultura” de Chunhuhub, Quintana Roo.

 

Nombre científico
Nombre maya
Melipona beecheii Bennett
Xunaan-kaab, Colel-kaab y Pool-kaab
Melipona yucatanica
Tsets
Cephalotrigona zexmeniae
E'hol o Ta'a kab
Plebeia frontalis
Us kaab, Yaaxich
Plebeia moureana
Us kaab, Yaaxich
Scaptotrigona pectoralis
Kan-tzac
Nannotrigona perilampoides
Mehenbol, Bol
Trigona (Trigonisca) maya
Puup, Chachem
Frieseomelitta nigra
Sak xic

 

 


 Los mayas de Yucatán, cuya tradición es el cultivo de las meliponas en troncos, son los más conocidos productores de miel, cera y polen de este tipo de abejas, aunque esta costumbre también se ha conservado entre los nahuas y se practica en muchas comunidades de los estados de Puebla y Veracruz. La miel de la Melipona es de sabor agridulce, tiene mayor humedad y más propiedades nutricionales y curativas que la miel de la abeja común. Desde la antigüedad, los mayas la han utilizado para tratar afecciones de los ojos, y problemas respiratorios e intestinales; en tiempos recientes se ha popularizado cada vez más, convirtiéndose en una alternativa natural para la salud (Molina, 2011).

 

La cría de este insecto, la cosecha y comercialización de sus productos fue una importante actividad de la civilización maya: los meliponarios de aquella época, según se aprecia en los textos prehispánicos, contaban con cientos de jabones o nidos de abejas en huecos de árbol  que proveían de miel y que los mayas usaban como edulco-colorante, medicina, así como cera para sus velas (Pérez, 2006). Diversos estudios han demostrado que la miel Melipona tiene propiedades para combatir bacterias que causan enfermedades como la tifoidea, y que el polen puede aplicarse en terapias contra males renales, para reconstruir la piel y reforzar el sistema inmunológico. Se sabe además que la miel, el polen y la cera ayudan a la curación de heridas y quemaduras y es un poderoso cicatrizante (Molina, 2011).

 

Otro de los problemas que enfrenta la meliponicultura es la comercialización de su miel actualmente, un litro de este producto llega a costar entre 1,500 y 1,800 pesos, precio que en los mercados locales no lo pagan a pesar de contener un alto grado de propiedades curativas y medicinales.

 
 


 

Autor: Francisco Alexis Oy Hu

Chunhuhub, Quintana Roo.

Tel: 997-10539-28

Correo electrónico: franciscoalexis.oyhu@yahoo.com
Share on Google Plus

About Noticias LVP

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario