Los terribles dos años



Su segundo cumpleaños es el inicio de una etapa de valiosas lecciones que determinarán su conducta futura. Se caracteriza por la adquisición de nuevas habilidades acompañadas de una apremiante necesidad de independencia, berrinches y cambios de conducta. ¡Tranquila! Es normal.

Tu hijo se empeña en manifestar sus preferencias y tomar sus propias decisiones para reafirmar su personalidad y demostrar que tiene control sobre su entorno. El problema es que los límites propios de su edad no se lo permiten y por lo tanto se frustra.


Compréndelo
Aún no le queda claro por qué no puede hacer lo que tú, su papá o hermanos mayores realizan con tanta facilidad. No se comporta mal para desafiarte, sino para autoafirmarse como un ser autónomo y no como una extensión tuya, por eso:
Tiende a decir ‘no’
Quiere todo de inmediato
Manifiesta sus necesidades de manera agresiva
Rechaza ayuda para caminar o comer
Está más inquieto
Llora cuando menos lo esperas
Hace justo aquello que sabe que está prohibido
Desafía a la autoridad paterna, aunque quizá no la de otros adultos o niños mayores
Es posesivo con sus juguetes
Golpea, muerde o avienta cosas cuando se desespera
Ya no quiere lo que antes le agradaba

Recuerda que son expresiones naturales y saludables para alcanzar su independencia. Trabaja en equipo con tu pareja y establezcan los mismos límites para no mandarle un doble mensaje.


Tips
Permite que tome decisiones como seleccionar su playera, juguetes, qué fruta comerá, etc. Se flexible ante sus gustos y aversiones
No te anticipes a sus deseos. Espera a que los exprese, así practicará el habla y se sentirá más independiente
Sugiere actividades alternas cuando no pueda o deba hacer algo. Cuida tu tono de voz y expresiones faciales para que no lo sienta como imposición
Quita de su alcance objetos que vas a prohibirle tocar ya sea porque son peligrosos o frágiles. Si ya los descubrió, distrae su interés hacia otro lado
Enséñale nociones de autocontrol. No te desesperes ni enojes, por el contrario muéstrate empática para que eleves su comprensión emocional y mejore su sociabilidad
Elimina el castigo físico, que con frecuencia es ineficaz y lo vuelve más temperamental
Contesta a sus preguntas de manera clara y entendible. Dialoga y aclara sus dudas o peticiones para que comprenda tus razones. No olvides que es un niño y no un adulto pequeño
No esperes que esté quieto pues quiere disfrutar su recién estrenada coordinación. Aliéntalo a que corra, brinque y juegue
Mantén un atmosfera familiar positiva. Eviten pelear y gritar frente a él
Premia la buena conducta y alienta su curiosidad extremando las medidas de seguridad. ¡Está tomando conciencia de que un mundo le rodea y desea explorarlo!


Tiempo fuera
Es una forma de entrenamiento útil para corregir conductas no deseadas. Consiste en asilarlo durante un minuto por cada año de edad.

Para que funcione:
Establece qué lo hará merecedor de esta técnica. Pueden ser los berrinches, una conducta agresiva o peligrosa. Escoge dos o tres comportamientos indeseables ya que no es aconsejable que la utilices a la menor provocación
Elige un lugar aburrido, puede ser la esquina de una habitación, el pasillo, un sillón o su corral. Nunca cuartos cerrados, lugares oscuros ni que le den miedo. Lo ideal es que puedas observarlo sin que se percate
Explícale en qué consiste el castigo y por qué lo aplicas. Hazlo desapasionadamente, basta con que le digas “tu comportamiento no es correcto y vas a quedarte aquí para que pienses en lo que has hecho”
Adviértele “no hagas eso o estarás tiempo fuera”. Si no cesa, llévalo acabo de manera calmada pero firme, sin enojarte ni gritar
Share on Google Plus

About Roberto Lemus

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario