Humillación a domicilio



En una controvertida reunión calificada como “desastrosa y negativa” entre el Presidente Enrique Peña Nieto y el candidato republicano a la Presidencia de EU, Donald Trump, en Los Pinos, el magnate sostuvo, frente al Ejecutivo Federal, que el muro en la frontera va y que luego ve con él cómo pagarlo / Sin disculpas por las ofensas lanzadas durante meses contra México y sus ciudadanos. Peña Nieto no le reclamó nada, muy por el contrario, lo justificó asegurando que todas fueron “simples malentendidos”

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto (SinEmbargo /AFP/Apro/AP).– El candidato presidencial republicano Donald Trump vino a hacer campaña. No ofreció disculpas por meses de ofensas contra México y sus ciudadanos. Dijo que respeta y quiere a los mexicanos y ratificó que habrá cambios en la relación si llega a la Casa Blanca.


En una rueda de prensa en la Residencia Oficial de Los Pinos, tras una reunión privada con Peña Nieto y de poco más de una hora, Trump confirmó que va por un muro entre ambas naciones. Sólo falta ver quién lo va a pagar.

“Hablamos de la construcción del muro. ¿Quién va a pagar por el muro? Eso no lo discutimos. Eso no se dijo. Eso será en otra ocasión”, aclaró

Trump ha dicho que México pagará su muro. Hoy ha confirmado que su barrera para la frontera va.

Trump abordó este espinoso asunto en un mensaje conjunto a la prensa luego del inesperado encuentro realizado en la residencia presidencial de Los Pinos, pero Peña Nieto no tuvo una respuesta inmediata y fue más tarde cuando lo retomó en la red social Twitter.
“Al inicio de la conversación con Donald Trump, dejé claro que Méxicono pagará por el muro. A partir de ahí, la conversación abordó otros temas, y se desarrolló de manera respetuosa”, escribió el mandatario.

“Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo”, dijo Trump al destacar que la frontera común de más de 3.200 kilómetros es fuente de criminalidad, narcotráfico y tráfico ilegal de indocumentados.

“Tener una frontera segura es un derecho soberano y beneficia a ambas naciones […], construir una barrera física o pared para frenar el movimiento de personas, drogas o de armas”.

Hillary Clinton, candidata demócrata, tuiteó mientras Peña recibía a Trump. Dijo: “El plan de Trump sobre inmigración ha sido claro: demonizar inmigrantes, ‘construir la muralla’, deportar millones”.
Si bien no se dispensó el protocolo que suele desplegarse a jefes de Estado, pues la recepción no fue pública ni hubo pompas militares de salutación, lo cierto es que el político-empresario estadunidense arribó a lo grande.

En el salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos, se colocaron dos podios. Al mismo nivel, ambos relucían con su respectivo relieve frontal, dorado, el Escudo Nacional.

Enrique Peña Nieto, Presidente de México, sólo le narró el tamaño de la relación entre los dos países y le pidió diálogo si gana la Presidencia de Estados Unidos.

El Presidente dijo que le comentó a Trump sobre el tráfico de dinero en efectivo y de armas que viene de Estados Unidos, en contraposición de la idea unilateral, en el vecino país, de que sólo se genera un problema con migrantes y drogas.

“Podemos no estar de acuerdo, pero su presencia muestra que tenemos una coincidencia: México es importante para EU, como EU es importante para México”, dijo Peña.



“Mi prioridad es proteger a los mexicanos donde quiera que se encuentren, ésa es mi responsabilidad y la seguiré cumpliendo con total entrega”, dijo Peña a Trump y recordó que los mexicanos acuden al país vecino del norte a trabajar y con ello apoyar la economía de Estados Unidos. También aseguró que “el TLC le ha hecho mucho bien tanto a México como a EU”.

En el encuentro, dijo, “hice también notar y sentir la gran responsabilidad que tengo como presidente de México de defender al pueblo de México y que había habido malinterpretaciones o afirmaciones que lamentablemente habían lastimado y afectado a los mexicanos en la percepción que venían haciendo” de Trump.

Peña Nieto dijo a Trump que los mexicanos “merecen el respeto de todos” y que sus ciudadanos contribuyen al desarrollo y prosperidad de Estados Unidos. Señaló que los asuntos de la frontera común deben considerar la inmigración, pero también los flujos ilegales de armas y dinero al sur que alimentan la violencia de los cárteles.

El viaje relámpago de Trump a la capital mexicana ocurrió a unas horas de que pronunciara un esperado discurso en torno a la inmigración no autorizada, un tema central en su campaña sobre el que recientemente ha titubeado.

Trump llegó a un país donde es ampliamente despreciado. Pequeños grupos se manifestaron en al menos dos puntos de la capital, mientras un ex Presidente y una ex Primera Dama abiertamente le dijeron al multimillonario neoyorquino que a pesar de la hospitalidad del mandatario mexicano, no es bienvenido.

El avión del magnate neoyorquino aterrizó en el hangar presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) alrededor de las 13:00 horas.
De allí, se fue a Los Pinos.

Fuente: Por Esto de Quintana Roo
Share on Google Plus

About Roberto Lemus

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario