Juan Pablo, sinvergüenza


Cegado por el poder, el cual le permitió convertirse de la noche a la mañana en uno de los hombres más influyentes de Quintana Roo, luego de no ser más que un “junior” cuyo único logro curricular fue el haber sido gerente de un restaurante, Juan Pablo Guillermo Molina no tuvo empacho en utilizar la Secretaría Estatal de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para ensanchar su peculio a costillas de los quintanarroenses, utilizando mañosamente el dinero que le fue confiado para apuntalar las acciones de Gobierno.
 
Los hechos no mienten, y es así como además de “desaparecer” los mil 056 millones de pesos que la empresa Aguakan pagó por la concesión del sistema de agua potable de Playa del Carmen y la prórroga de las de Cancún e Isla Mujeres, además de otros 560 millones producto de un crédito que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) contrató con Interacciones, el susodicho también se dio el lujo de hacer exactamente lo mismo con otros mil 464 millones 604 mil pesos provenientes del Impuesto al Hospedaje, los cuales si bien fueron recaudados entre el 2014 (724 millones 766 mil pesos) y de enero a septiembre de 2015 (739 millones 838 mil pesos), nunca se entregaron a los fideicomisos de Promoción Turística del Estado.

Datos recabados por el que esto escribe confirmaron que fue la asociación ‘Somos Tus Ojos’, cuyos integrantes son especialistas en temas de transparencia, la que puso al descubierto este desvío de recursos luego de una investigación realizada durante dos años, misma que se sustentó en diversas solicitudes de información que dieron pie a 17 pruebas documentales contenidas en una demanda de juicio político contra Guillermo Molina, la cual se encuentra en el Congreso del Estado desde el pasado mes de julio.

En este sentido, se sabe que entre los documentos presentados se encuentran los que detallan la deuda con proveedores que a la fecha tienen los fideicomisos de Promoción Turística de Cancún y la Riviera Maya; el primero por un total de 224 millones de pesos, y el segundo por 118, siendo que entre los documentos que se anexaron como pruebas de este millonario desvío de recursos figuran las actas de las sesiones del Comité Técnico del Fideicomiso de Promoción Turística de Benito Juárez (que comprende Cancún, Isla Mujeres y Holbox) en las que, incluso, en repetidas ocasiones los empresarios José Chapur Zahoul, propietario de la cadena Palace, así como el hotelero Abelardo Vara Rivera, expresaron su preocupación y malestar porque la Secretaría Estatal de Finanzas y Planeación no entregó los recursos del Impuesto al Hospedaje como está establecido en la Ley.

Al respecto, vale la pena destacar que en el acta de la Tercera Reunión Ordinaria del Comité Técnico del Fideicomiso de Promoción Turística del Municipio de Benito Juárez, celebrada el 24 de agosto de 2015, se consigna textualmente lo siguiente: “Los señores Abelardo Vara Rivera y José Antonio Chapur Zahoul, en referencia a los adeudos de ejercicios anteriores que tiene el fideicomiso con sus proveedores, así como las aportaciones del Gobierno del Estado pendientes de enterar de los ejercicios 2012, 2013 y 2014, señalaron su preocupación por los adeudos que tienen, sin que se haya dado una solución a la fecha a pesar de que se ha venido insistiendo en ello”.

Por cierto, en esa misma acta, se indica que “el Comité Técnico de manera unánime acordó se revisarán los adeudos pendientes de los ejercicios 2012, 2013 y 2014, estableciendo un plazo de un mes para que las secretarías de Turismo y de Finanzas y Planeación presenten una estrategia para cubrir los mencionados adeudos a corto plazo, lo cual a final de cuentas, nunca sucedió.

Ahora bien, en el caso del Fideicomiso de Solidaridad (que abarca Cozumel y Tulum), en los estados financieros anexos a las Sesiones del Comité se lee que el organismo de promoción se encuentra en quiebra total y sin patrimonio alguno.

Cabe destacar que los señalamientos por la opacidad de Guillermo Molina en el manejo de este dinero provienen, incluso, de organismos cúpula del sector empresarial como la Asociación Nacional de Cadenas de Hotel (ANCH), en cuyo estudio “Rendición de cuentas respecto de las contribuciones en el sector turístico de México” se indica que Quintana Roo es la entidad que mayores recursos recauda por Impuesto al Hospedaje, pero al mismo tiempo es la entidad más cuestionada por el destino que se le da a dichos ingresos.

Dicho análisis refiere que la normatividad en Quintana Roo no establece un destino específico para los recursos recaudados por éste o por algún otro concepto. No obstante, sus integrantes consultaron a la Sefiplan sobre cómo se habían utilizado estos recursos, pero dicha dependencia sólo informó de manera vaga que estos “se destinaron para la realización de campañas de promoción y publicidad turística a nivel nacional e internacional, realización de estudios e investigaciones que apoyen a la toma de decisiones estratégicas en todo lo referente a comportamiento pasado, presente o futuro en la actividad turística de los municipios del Estado de Quintana Roo (sic)”.

Finalmente, la ANCH menciona en su reporte que esta respuesta fue impugnada ante la autoridad de transparencia local en julio del 2014, sin que hasta la fecha esta haya resuelto lo conducente, pese a que los plazos para ello concluyeron hace más de dos años.

Fuente: Diariodequintanaroo
Share on Google Plus

About Roberto Lemus

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario