SALEN A LA LUZ MAS PROPIEDADES DEL EXTITULAR DE LA SEFIPLAN


Como si no bastara con lo indignante que resulta que poco antes de concluir su gestión, al ex titular de la Secretaría Estatal de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Juan Pablo Guillermo Molina, se le haya ocurrido comprarse un avión Beechcraft Baron G58 de cinco plazas, matrícula XB-MPY, con un valor de un millón 095 mil dólares, ahora resulta que, según se dice y se rumora, también es propietario de un complejo turístico de gran lujo, el cual se ubica ni más ni menos que en la zona de más alta plusvalía de Playa del Carmen. 
 
Datos recabados por el que esto escribe confirmaron que el citado ex funcionario, en el transcurso de los últimos meses, se dio a la tarea de edificar y equipar lo que se conoce como el “Bambú Suites and Hotel”, ubicado en la Quinta Avenida Norte Bis, entre las calles 38 y 40 del llamado “corazón” de la Riviera Maya, el cual dispone de por lo menos 30 habitaciones que se promocionan para estadía de tiempo compartido, divididas en cuatro bloques, de los cuales tres tienen vista al mar. 

De acuerdo con algunos comerciantes del rumbo, el lugar tendrá a lo mucho poco más de un año de que fue construido y entró en operación, estimándose su valor en varios millones de dólares, tomando en consideración su privilegiada ubicación en una de las zonas más cosmopolitas del destino, misma que hoy se conoce como “La Nueva Quinta Avenida”.

En este sentido, Luis Aké López, quien labora en los alrededores de este lujoso complejo, señaló que el mismo constituye “un insulto para los ciudadanos, ya que es producto del despilfarro en que han incurrido funcionarios como Guillermo Molina al amparo del poder”.

“Es inconcebible que mientras por un lado existen necesidades tan pronunciadas en el Estado y tantas familias que apenas y pueden sacar para medio comer, los servidores públicos como éste se aprovechen de sus puestos para robar todo lo que pueden, lo que es una falta de respeto hacia la sociedad que se debe castigar. Aquí lo que hace falta es que a las autoridades como el Organo Superior de Fiscalización no les tiemble la mano con quienes tienen la responsabilidad de administrar las arcas estatales y municipales, además de hacer un monitoreo minucioso de cómo se aplican los recursos de cualquier partida presupuestal y que realmente se dirijan hacia los rubros en que son destinados”, asentó. 

Al respecto, Horacio Escamilla Rivero, empleado de uno de los negocios que se encuentran en la periferia del centro de hospedaje en cuestión, manifestó que el caso de Guillermo Molina no se debe tomar a la ligera, menos aún cuando está a la vista de todos que se enriqueció a costillas del pueblo y, para muestra, las propiedades de que hoy presume, las cuales, definitivamente, no salieron de su sueldo como servidor público. 

“Nosotros que estamos acá todos los días vimos cómo levantaron este hotel en tiempo récord. Eso no lo hace cualquiera, ya que, te soy sincero, yo no creo que por si solo haya tenido los suficientes recursos para haber desarrollado un complejo de estas características. Se necesitan millones de dólares para levantar un edificio en una zona de alta plusvalía como esta. Es incongruente que una persona como él se haya hecho de una fortuna para tener un edificio así, ya que lo que manejó no fue su empresa, sino el dinero de todos nosotros”, sentenció. 

Al igual que sus compañeros trabajadores, Carlos Fernández Rodríguez, de oficio artesano y con varios años laborando en la Quinta Avenida, dijo que resulta “curioso” que haya sido precisamente durante su gestión en la Sefiplan, cuando Guillermo Molina se haya hecho de una propiedad como esta, cuya magnitud y costo levantan muchas sospechas. 

“La única explicación que yo le veo es la del desvío de fondos públicos. Ojalá y las autoridades estatales, pero en especial aquellas que auditan e investigan, hagan realmente su trabajo para fincar responsabilidades y recuperar parte del dinero que desapareció en el anterior Gobierno, esto no se puede quedar así”, puntualizó. 

Cabe destacar que las habitaciones que se ofrecen a los visitantes en este sitio, según se pudo corroborar, van desde la “regular” hasta las denominadas “master suites”, cuyos precios oscilan entre los 100 y los 500 dólares la noche, ya que están equipadas con mobiliario de diseño minimalista, cocineta, acceso gratuito a Internet inalámbrico, un patio con piscina al aire libre y una terraza con jacuzzi. 

Fuente: Diariodequintaroo
Share on Google Plus

About Roberto Lemus

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario