REVELAN SACRIFICIO MAYA; SACALACA PUEBLO MAYA CON RIQUEZA CULTURAL

JOSÉ MARIA MORELOS.- Es  una horadación circular casi perfecta, sobre piedra maciza, de más de 20 metros de diámetro, y 20 de profundidad, en el fondo, aguas de un azul intenso que maravillan la vista.

Es el cenote de Sacalaca, el que mitigó la sed de los primeros habitantes del corazón de la península de Yucatán.

Don Valeriano Hernández Poot, nieto de quienes dieron vida al cenote y habitante del poblado maya en mención, declaró que se trata de una belleza natural donde los antiguos mayas ingerían agua en tiempo remoto, “Es un cenote maya, aquí tomaban agua a las gentes mayas”.

Pero al igual que era fuente de vida, se cuenta que también era implacable verdugo de doncellas que eran arrojadas para mitigar o evitar catástrofes.

“Ellos cuando hay muchachas así de doncellas, de quince años, le hacían sacrificios, entonces de ese sacrificio, consistía en que cada año, por holocaustos eran arrojadas”, reveló.

Una figura femenina plasmada en una piedra al borde del cenote, refuerza esta creencia de los actuales habitantes de la región.

Por su parte Ismael Briceño Mukul, líder natural del poblado acotó sobre el tema y enfatizó “las familias del pueblo se dieron cuenta que había una figurita aquí que parece una mujer y aquí, pues es una piedra tallada, entonces, es a partir de acá donde empiezan las especulaciones y empiezan a decir que sí habían sacrificios mayas”, aseguró.
 
Los habitantes de esta localidad, ubicada en el corazón de la zona maya quintanarroense, creen que en el fondo del cenote, reposan tesoros de incalculable valor.

Reforzó que “decían que las vestían, les ponían oro, entonces, se supone que cuando las tiraban, pues aquí se quedaban con su oro y se supone que se conserva”, acotó.
 
Abordando el tema de los posibles tesoros escondidos son Valeriano Poot, hizo enfatizo que existe gente con curiosidad de lo que guarda esta belleza natural, pero también temen a sufrir de algún mal o quizá ser sujetos a castigos por las autoridades.

“Hay unas pailas así (extendiendo las manos), ya las encontraron aquí, por este lado, hay uno de parte de tesoro, pero no se puede ingresar o que permiten que lo saquen las mismas familias de la comunidad”, dijo.

El anhelo de muchos habitantes de esta localidad, es que algún día, puedan subsistir del turismo, y aunque se han realizado inversiones aisladas, no ha habido una acción contundente.

Don Ángel Eulogio Briceño Castillo, otro habitante del poblado maya llamó a las autoridades para detonar la zona sur de Quintana Roo.

“Así como vez que están las palapitas, se hicieron hace como ocho años, sin embargo vemos que no se trabajan, necesita mayor promoción a ver si llegan más compañeros a ver cómo está Sacalaca con el cenote y dejen una derrama económica”, afirmó.
 

Este es tan solo uno de los cuatro impresionantes cenotes ubicados en áreas próximas a la comunidad indígena de Sacalaca, lugar donde permanecen rastros vivos de la cultura maya.
Share on Google Plus

About Roberto Lemus

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario